Irene Rodríguez: el público estadounidense vibró de emoción con el baile flamenco

Irene Rodríguez: el público estadounidense vibró de emoción con el baile flamenco

  • El éxito obtenido por la compañía en la nación norteña lo resume la bailaora-actriz con una frase antológica: “el público estadounidense vibró de emoción con el baile flamenco”.  Foto tomada de Prensa Latina
    El éxito obtenido por la compañía en la nación norteña lo resume la bailaora-actriz con una frase antológica: “el público estadounidense vibró de emoción con el baile flamenco”. Foto tomada de Prensa Latina

La Compañía Irene Rodríguez, integró la delegación de artistas cubanos a Estados Unidos. El público y los colegas de la prensa especializada que cubrieron la presentación de los bailarines cubanos en el Terrace Theatre del Centro John F. Kennedy para las Artes Escénicas, ovacionaron a los miembros de la emblemática agrupación, y en particular, a su directora general, la primera bailarina, maestra y coreógrafa Irene Rodríguez López, miembro activo del Consejo Internacional de la Danza.

Al respecto, el excelentísimo señor José Ramón Cabañas, embajador de Cuba en Estados Unidos, escribió en su cuenta personal en Twitter:

“Gracias a Irene Rodríguez y a su compañía por regalarnos su arte
infinito y su humildad”

La Compañía Irene Rodríguez se enorgullece de haber colocado en un lugar cimero el nombre de la cultura cubana con la excelente acogida y los cerrados aplausos que el público norteamericano le tributara a ese conjunto músico-danzario, en el Kennedy Center.

El éxito obtenido por la compañía en la nación norteña lo resume la bailaora-actriz con una frase antológica: “el público estadounidense vibró de emoción con el baile flamenco”. 

 ¿Qué significó para usted, como artista y como ser humano, haber participado en el Kennedy Center, como parte de la delegación cubana que asistió a dicho evento internacional?

Fue muy emotiva la acogida del público norteamericano asistente a nuestro espectáculo. Es enormemente valorada la cultura cubana en los Estados Unidos, así como nuestra compañía. Una vez más, colocamos en la cima de la montaña el nombre de nuestros artistas y el de la cultura nacional.

Usted ha realizado varias giras por territorio norteño; por lo tanto, no fue nada nuevo para usted haber bailado y actuado, junto con la compañía que dirige, en teatros de la patria de George Washington y Abraham Lincoln. ¿Qué representó para usted enfrentarse, por séptima vez, a los amantes del baile jondo y a los colegas de la crítica especializada?

Desde 2012, en que fue creada nuestra agrupación, hemos realizado ya seis giras a los Estados Unidos, y visitado lugares muy prestigiosos como el Joyce Theatre de Nueva York y el Jacob’s Pillows Dance Festival de Massachusetts que es el más prestigioso festival de danza de ese país. La crítica a nuestro espectáculo fue maravillosa y la cogida del auditorio con cerrados aplausos, que crecían cada vez más y nos conmocionaba hasta casi las lágrimas.

De las muchas anécdotas que vivenció en el vecino país, ¿podría relatarnos algunas que le hayan quedado registradas en la memoria poética?

Hermosos e inolvidable fue el hecho de que al salir a escena, sin haber siquiera hecho sonar aún mis tacones, el público comenzó a aplaudir, tal como si fuera en el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso con mi público que mi vio nacer y crecer. Eso fue muy emotivo y me dio mucha confianza para comenzar el espectáculo.

De acuerdo con las informaciones que han llegado al archipiélago cubano, la Compañía Irene Rodríguez deleitó a los fieles seguidores del baile español, y concretamente, del flamenco. Según su apreciación objetivo-subjetiva, ¿a qué se debió esa reacción favorable de los espectadores, quienes quedaron cautivados, o mejor embrujados, con las funciones magistrales que ofreciera su agrupación en la urbe neoyorquina?

Con la sencillez y la humildad que me caracterizan (y usted lo sabe bien, porque ha seguido mi trayectoria artístico-profesional desde hace casi dos décadas), estimo que se debe al virtuosismo técnico-interpretativo que identifica a nuestra agrupación en cualquier escenario nacional o foráneo, así como a la proposición novedosa formulada por la compañía, bien flamenca, por cierto, pero siempre con la huella inconfundible de cubanía que nos singulariza.

¿Quisiera añadir algo que se le haya quedado en el tintero?

Si usted me lo permite, quisiera aprovechar esta coyuntura periodística que usted —gentilmente— me ofrece, para promocionar las audiciones a bailarines profesionales con vistas a su posible incorporación a la Compañía Irene Rodríguez  

Dichas audiciones tendrán lugar el día 5 de junio de 2018 en el horario de 1:00 pm a 4:00pm en la sede de la agrupación, sita en Malecón no. 255 e/ Galeano y Blanco, Centro Habana.

Los requisitos son los siguientes:

Tener más de 18 años, tanto las mujeres como los hombres.

En caso de no poseer conocimientos de danza española, ser graduado de alguna de las disciplinas danzarias de las escuelas de arte del país.

Por último, darle las más expresivas gracias a usted, no solo por tener la gentileza de entrevistarme, sino también por ser fiel admirador y cronista de la Compañía Irene Rodríguez.