Literatura, medios digitales y alfabetización tecnológica: una batalla contra los molinos

Literatura, medios digitales y alfabetización tecnológica: una batalla contra los molinos

Etiquetas: 
: Escritores, Medios Digitales y Literatura, sala Villena
  • Alberto Guerra Naranjo, Dazra Novak y Yoss. Foro de Literatura y Medios digitales. Foto de la autora
    Alberto Guerra Naranjo, Dazra Novak y Yoss. Foro de Literatura y Medios digitales. Foto de la autora

El segundo día de sesión del Foro de Literatura y medios digitales, coordinado por la Asociación de Escritores, reunió a autores que intercambiaron sus visiones sobre la relación que existe entre estos conceptos y la manera en que deben acercarse a la sociedad.

Alberto Guerra Naranjo, Dazra Novak, Yoss, Edel Morales, Racso Morejón, Karel Leyva y Víctor Fowler compartieron la jornada con el pequeño público que decidió acercarse al debate en la sala Villena de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, UNEAC.

Dazra Novak, habló de lo que representa para ella administrar Habana por dentro y Cuerpo público, dos blogs que le han permitido un intercambio enriquecedor con los lectores que la siguen más allá del libro impreso. Dazra entiende la dinámica de estos medios y ejercita buenas prácticas para llevar sus contenidos a un público que desea verse reflejado y atendido en la red.

La intervención del Yoss estuvo enfocada a la necesidad de cambiar la manera de percibir la tecnología en relación con la literatura y la vida en sentido general. “El feedback está marcando las posibilidades literarias de los escritores” —expresó — “Internet incita al cambio, lleva hacia él”.

Por su parte, Edel Morales y Alberto Guerra Naranjo hablaron sobre lo necesario que resulta un lugar en el ciberespacio para socializar la literatura con un grupo más amplio de personas que, sin dudas, aportan opiniones que nutren las obras de los autores. Desde su espacio en la red, Alberto Guerra Naranjo lucha contra el olvido y se acerca a un público de distintas partes del planeta. “Los mecanismos de recepción del público, están cambiando” —nos dice Edel Morales— “hay poderes e intereses que también se mueven en Internet, la democracia puede no ser tan real. Pero mirándolo con sentido crítico, se pueden aprovechar mucho los medios”.

Karel Leyva y Racso Morejón comentaron sus experiencias y su cercanía a sitios web como el Caimán Barbudo y Ala décima, respectivamente. Ambos coincidieron en la idea de trabajar más en la promoción de los espacios para que estos puedan incidir de un modo más provechoso en la sociedad. Racso habló de las “deficiencias que tienen nuestras páginas web y que nuestros organismos regidores no conocen el funcionamiento de las mismas y esto conlleva a que todo se haga de manera empírica”.

Víctor Fowler compartió la opinión de que las instituciones culturales deben tener un papel más protagónico en la alfabetización tecnológica de la población cubana. “Parte de la política, y tenemos que exigirlo todos, es que hoy día no existe ninguna posibilidad de desarrollo si no se entra en eso que le llamamos la sociedad de la información” —nos comentó Víctor— “hay que plantearse con seriedad la alfabetización, la cual incluye preguntas distintas”.

El público también participó del debate. La presencia de los escritores argentinos Nicolás Antonioli y Sabrina Usach, aportó la visión del uso de los medios digitales en países desarrollados. Ambos, intercambiaron preguntas con los panelistas y reflexionaron sobre el fenómeno de Internet y de las dificultades que entraña, también, en lugares donde la tecnología está insertada, de manera natural, en la vida cotidiana.

El Foro de Literatura y medios digitales, resultó un encuentro provechoso, más allá de la atención prestada por los medios de difusión y de la afluencia del público: aspectos que atentan contra la efectividad de espacios que intentan encontrar respuestas a asuntos tan medulares en la sociedad actual. El evento demostró, que la alfabetización tecnológica en Cuba es necesaria y debe ser puesta en práctica, teniendo en cuenta las trampas que puede entrañar la tecnología, pero siempre apostando por una apertura que le permita a la población desmitificar el universo digital y actualizarse de lo que acontece día a día en el mismo.

Esto podría representar una batalla contra los molinos, pero aún existen Quijotes y eso está demostrado.