El éxtasis de la danza en proyecto fotográfico de Camagüey

El éxtasis de la danza en proyecto fotográfico de Camagüey

El éxtasis de la danza, la dedicación de los bailarines, su altruismo y tiempo empleado en el perfeccionamiento de los movimientos resaltan en las imágenes del proyecto Entre Luces y Sombras, del artista camagüeyano del lente Leonardo Mejías Proenza, en ocasión del evento Internacional Noviembre Fotográfico.

La Galería Julián Morales, de la filial agramontina de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), acoge hasta la primera quincena del mes de diciembre venidero, casi una veintena de fotografías de gran formato.

Con curaduría del especialista del Consejo Provincial de las Artes plástica, el M. Sc. Juan Carlos Mejías Ruiz, las instantáneas intentan reflejar, además, emociones e impronta de alumnos de ballet de la Academia de las Artes Vicentina de la Torre, de Camagüey.

Para el curador, el ballet continúa robando el interés de las nuevas generaciones, las que «se suman a los estudios académicos de este género en Cuba». Afirmó Juan Carlos que, en la ciudad de Camagüey, el ballet constituye parte de la tradición.

Las fotografías de Leonardo Mejías, traslucen asimismo la elegancia del cuerpo que se tensa y fluye, mientras que «la expresión del rostro trasmite el éxtasis de la danza, una magia que acompaña al hombre desde sus inicios y no deja de ejercer su embrujo, ayer era la luz de una hoguera, hoy es todo un mundo de luces y sombras que resalta cada movimiento escénico».

El artista, consideró el curador, aprovecha los recursos lumínicos y aplica los saberes de la práctica que se acumulan con el tiempo y logran crear un sustrato de «gusto», o visión muy particular.

Puntualizó Mejías Ruiz que tampoco falta el experimento que aleja la imagen de lo más tradicional y que el autor explota la luz como un testigo de los movimientos escénicos, «permitiéndonos adivinar que estaba sucediendo en los segundos anteriores a la imagen final».