Radio-Tv-Cine… uno en otro, pero orgánicamente

Radio-Tv-Cine… uno en otro, pero orgánicamente

  • Televisando la Radio es un programa que sistematiza para la Teelevisión Cubana el tema de los programas radiales y las emisoras. Foto tomada del Portal del la TV Cubana
    Televisando la Radio es un programa que sistematiza para la Teelevisión Cubana el tema de los programas radiales y las emisoras. Foto tomada del Portal del la TV Cubana

De pronto parece una moda sobre todo insistir en llevar la radio a la televisión; tal pareciera que sus tantos artistas (incluyo directores, guionistas, locutores, sonidistas, etcétera), orgullosos siempre de su “anonimato visual” (como también ¿padecen? tantos “detrás de la cámara” en la televisión y el cine, y para los que son no menos definitorios) desarrollaran un cierto complejo de inferioridad y quisieran entablar una triste competencia para no ser menos vistos que aquellos de los audiovisuales, sobre todo rostros de la televisión.

No faltará en algunos casos, pero la realidad es mucho más orgánica y hasta tradicional, por suerte. Encomendado actualmente para una sección de cine en su programa Razones (Radio COCO cada tarde sabatina), ser profesional me exigía comenzar investigando antecedentes, contra todo supuesto de ser mucho más difícil sin poder mostrar obras concretas, como sí pueden y tanto y tan bien ha mostrado la televisión, y para tanto acierto, al margen de mal acostumbrar a la comodidad del hogar contra la autenticidad de la sala cinematográfica, pues la película realizada para el cine, pierde mucho en otro medio, sea televisión, video, computadora. Pero estos también han contribuido mucho a la cultura cinematográfica de la población; cada uno con sus ventajas y desventajas y sobre todo, desde sus valores, que son los que patentizan la autenticidad y el arte de cada proceso de estos, y de sus relaciones.

Así por ejemplo, sabemos que la radio inició en Cuba en 1922, y según Mayra Cué ya desde los años 30 en la radio se hablaba de cine… Josefa Bracero al citar Teleprograma en 1958, recuerda los comentarios de cine en Radio Rebelde, y cuando José Antonio González aquel carismático analista y fundador de Historia del Cine en 1973 dio una conferencia magistral en Camagüey sobre la película Rocco y sus hermanos, de la que luego hicieron una radionovela, y de otras películas como Tula, y el propio Luciano Castillo para Radio Cadena Agramonte, e Ilse Bulit cita los comentarios en la Revista dominical de Radio Reloj, ocasionalmente en CMBF alguna tarde, y Plateau media hora los sábados a las 4.30, a su juicio muy bien realizado, por Ángel Márquez en Habana Radio… en general informativos y algunos comentarios. Yo mismo era invitado a la radio para promover los video-debates sabatinos en sus dorados años 90 del cine Yara, y vocero por la Asociación Hermanos Saíz semanalmente de 1987 a 1992 en el programa Así Somos de Radio Coco, entre los tantos invitados que llevaba, varios eran de las distintas artes del cine y hasta de la televisión. Claro, fomentar una cultura cinematográfica exige mucho más que anunciar películas, ni siquiera valorarlas una tras otra.

Si la radio se ha empeñado al menos en la promoción (que ya es un punto de partida básico para la cultura) cinematográfica y televisual, lo mismo ha pasado tanto desde el cine como desde la televisión (además de entre estos dos mutuamente) para con la radio. No son pocos los documentales (por ejemplo) dedicados total o parcial o incluso incidentalmente a múltiples valores de la radio cubana, incluso en y para la historia de Cuba y del mundo, y las ficciones audiovisuales (herencia teatral, otro medio a relacionar por derecho propio aun no tan masivo) en que al menos por inercia, se ambienta con algún programa de radio, algún personaje escuchándola, aunque el clisé sea alguna anciana.

Claro que no hay nada contra mostrar esos tantos rostros hasta ahora imaginados y muchos ni siquiera pensados porque no son los que oímos (básicos tras “el telón radial”), aunque a veces implique cierto desencanto de parte del público, igual que sucedió con muchos artistas en el tránsito del cine silente al sonoro. Pero no importa: eso también es auténtico, y un derecho (¿y deber?) a niveles superiores de desarrollo en la integralidad e integridad cultural de la población, con lo que sería una antropología del arte en Cuba. 

Se han incluido artistas y espacios de la radio por ejemplo, en Entre tú y yo, donde se les ha entrevistado, resultando un producto muy orgánico para ambos medios; lo mismo en Mediodía en Tv, en Diálogo abierto y en otros que es cierto que no es su objetivo sistemático, pero sí inclusivo, y no siempre tan consecuente queda en espacios predeterminados sistemática y exclusivamente para ello, como es el caso de Televisando la radio. Al llevarse a televisión, no puede dejar de ser televisión ni reducirlo a entrevistas que no siempre aportan.

Aún cuando sea radio televisada (que no es lo mismo que radio en televisión ni que radio-televisión, que podría ser lo ideal), muy buenos ejemplos se recuerdan en algunas muestras en televisión de Alegrías de sobremesa, y sobre todo, en las varias y tan acertadas muestras del tradicional y patrimonial Nocturno que gracias a la televisión y sin dejar de ser radio (incluso en su tradicional horario radial, como el lunes 19 de febrero, creo que siempre en Canal Educativo… qué bien si lo ha asumido, fundamenta más su nombre el canal, aun sin día fijo) hemos disfrutado ya como genuinos espectáculos a quienes tanto oímos cantar durante décadas; y a pesar de su valor y autenticidad, es una pena que no se acierte aún en una promoción coherente.

Así por ejemplo, fue gracias a Mediodía en Tv que se supo del Nocturno este último sábado 26 de mayo, ignorado absolutamente por “la cajita” y hasta por la Cartelera tras el Noticiero a las 8.30 pm, a muy pocos minutos de televisarse pero anunciando directamente Espectador crítico igual que “la cajita”, aunque con distintas películas incluso. La lamentable costumbre ante semejantes desinformaciones (no solo en este caso) nos genera una triste desconfianza ante lo que se informa, que es la que por fortuna nos hace preguntarnos si será o no, y comprobarlo cambiando el canal, y solo así se pudo apreciar ese Nocturno… casi se hace meta llevar radio a Tv, pero cuando se hace tan bien, se desinforma. ¿Cuántos interesados confiando en la propia Cartelera de Tv, que supone el rigor de la inmediatez, se lo habrán perdido?